Al hacer un balance de los temas planteados en #Mapeo durante el 2017, podemos afirmar que todos confluyen en lo mismo: la urbanización de la ciudad. El funcionamiento de las obras ejecutadas y cómo inciden en la vida de los ciudadanos. La organización de los servicios públicos, la construcción y funcionamiento edilicio de escuelas y hospitales. El destino y tratamiento de  la basura que generamos día a día.

Un repaso…

En sus orígenes, Buenos Aires fue diagramada siguiendo las ordenanzas provenientes de Europa. Pensemos en esta imagen: es el año 1580 y Juan de Garay, ubicado en Plaza de Mayo, repartiendo tierras. De esa foto a nuestra actual C.A.B.A. han pasado siglos de planeamiento, intentando regular un espacio, orden imprescindible para convivir.

En aquel entonces, la ciudad fue planificada para una cantidad de habitantes muy diferente a la actual. Cómo pensar una bicisenda en aquellas épocas? Un ejemplo claro que nos enfrenta a nuevos modos de vida; una alternativa a una ciudad colapsada por el tránsito y con niveles cada vez más altos de smog que necesita urgente «poner en valor  la salud»,  perdida en una sociedad que sólo consume.

 En otro sentido, el  reordenamiento implica repensar el espacio, incluso, para otorgar “permisos” ante la necesidad social de generar alternativas a la problemática de inserción laboral: tal el caso de los llamados” manteros” o el de los cientos de feriantes nuestra ciudad.  

Todo se desprende de políticas socioeconómicas concretas;  partiendo de la infraestructura escolar, pasando por la creación de la bicisenda y concluyendo en la regulación trabajo en espacios públicos,  todo  requiere una reflexión que materialice una ciudad que nos incluya a todos.

A nivel global las ciudades  han ido modificando sus espacios como consecuencia del crecimiento demográfico, cambios ecológicos, avances tecnológicos. Situaciones todas que impactan en la vida diaria. Tomemos por ejemplo el modo en que los ciudadanos nos manejamos con la basura. Decíamos en una de nuestras nota #Santabasura que estás en San Telmo que,  “sólo es posible conseguir el objetivo Basura Cero cuando los ciudadanos y el ente de gobierno asuman sus responsabilidades comunes: legalizar el trabajo de los cartoneros y respetar la separación de los residuos”.

Todo recae en cómo se decide políticamente reorganizar, ordenar y mejorar  el espacio público. A qué se le otorga prioridad, en qué clase de arreglos se pone énfasis,  como se conjugan los inconvenientes de tránsito con el tiempo que conlleva concluir las obras, etc, etc, etc. Pero frente a todo esto, a su vez, está el compromiso  individual en nuestro rol de ciudadanos que, más allá de la “queja” cotidiana, debe materializarse en el  reclamo concreto, el cual implica nuestra participación; el “hacernos cargo” de la parte que nos toca: defender  y cuidar aquello que nos pertenece como ciudadanos porteños.

Hay mucho trabajo por hacer, pero para ello es fundamental que el gobierno defina una política urbana de convivencia para toda la ciudad y en todas las áreas. Pues el órgano de mayor responsabilidad y quien debe atender esa organización de nuestra convivencia es el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires;  y esa responsabilidad debe impartirla en TODOS los barrios de la Ciudad y en todas las áreas que compartimos: calles, edificios públicos, espacios recreativos, parques y plazas en los que debe garantizar el alumbrado, barrido y  limpieza (ABL o higiene pública) la vialidad;  así como también debe contemplar la regulación y permisos para trabajadores y artistas en los diferentes espacios públicos. En definitiva,  organizar una ciudad para todos.

Y en en cuanto a nosotros, si pensar la totalidad de la trama urbana nos excede, focalicemos nuestras acciones por barrio, por manzana, por cuadra. Lo importante es que hagamos un uso responsable de la ciudad, partiendo de cada uno de nosotros, con pequeños actos desde cada casa, dando el ejemplo al respetar las normas de convivencia y al exigir a nuestras autoridades el cumplimiento de aquello que les corresponde, y si así no lo hicieren…repensemos nuestro voto, utilicemos nuestra mejor herramienta democrática para defender y bregar por nuestra preciada Ciudad.

Cómo es esmerarse para #MeterLaPata (no la mano…)

 

#Superpoblación en las aulas

#ReclamosBarrioxBarrio: los números fríos de la estadística