En los últimos años la preocupación por la imagen corporal hizo que tomaran protagonismo las “dietas milagro”. Estas dietas prometen con poco esfuerzo lograr rápidos descensos de peso y a su vez, en estos tiempos donde el mundo se rige por la inmediatez, soluciones mágicas y rápidas terminan siendo la opción más elegida.

Ahora bien.. ¿Dan resultado las dietas milagros? ¿Es todo tan fácil como parece?

Dejando de lado el mundo de fantasía y volviendo a la realidad..

Las dietas milagro no sirven para un correcto descenso de peso
y además pueden perjudicar la salud de quienes las utilizan.

Muchas de ellas sugieren consumir una cantidad muy pequeña de calorías diarias y proponen la eliminación de ciertos grupos de alimentos, pudiendo desencadenar carencias a futuro. Tengamos en cuenta que una alimentación variada es la que aporta todos los nutrientes y vitaminas necesarios para sentirnos saludables y que el cuerpo funcione bien.

A su vez,  al recibir el cuerpo  menos calorías de las que necesita; luego de una pérdida de peso rápida, aparecen graves consecuencias. Esto sucede ya que lo que se pierde es principalmente músculo y esto no es saludable. El exceso de peso se debe a grasa y es eso lo que debemos perder!

Entonces ¿Cómo hacer para perder grasa?

Un plan alimentario equilibrado junto a una actividad física adecuada

Las dietas milagro además, suelen producir el famoso “efecto rebote” o “efecto yo-yo” ¿Qué es eso? Dicho de una forma muy sencilla… cuando vos comenzás una dieta muy restrictiva el cuerpo, que es sabio, se da cuenta y se preocupa! Con lo cual comienza reducir el gasto de energía y empieza a ahorrar. En ese momento es cuando se deja de perder peso con tanta facilidad y uno comienza a estancarse. Esto puede generar frustración y desmotivación, que sumado a lo difícil que resulta seguir consumiendo tan pocas calorías a diario, hacen que se retome la alimentación habitual. Ahora bien, el cuerpo sigue gastando poca energía y continúa ahorrando, con lo cual al volver a comer lo mismo que antes, tu cuerpo que ya se acostumbró a vivir con pocas calorías, siente que estás comiendo en exceso y comienza a producir grasa que hace que se aumente de peso, recuperando o superando el peso previo a la dieta milagro. He aquí el rebote!

Es por eso que siempre que se quiera iniciar una dieta para bajar de peso, es importante consultar a un nutricionista que haga una evaluación y elabore un plan individualizado, que permita resultados saludables en el tiempo correspondiente.