Los chicos volvieron al cole y es allí, donde pasan gran parte de su día. Desde casa cuidamos de su alimentación procurando que salgan desayunados y seguramente, les ofrecemos una variedad de alimentos saludables para comenzar el día. Pero ¿qué pasa en los recreos? Según un estudio realizado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el 89% de los niños consume en los recreos algún tipo de alimento o bebida que, en su mayoría, lejos están de ser saludables. Por eso es importante poner el ojo en lo que comen durante los mismos.

#Quioscos. Hoy gran parte de las escuelas cuentan con quioscos en su interior, y ante la oferta de tantos productos tentadores pero poco nutritivos, es difícil para los niños hacer buenas elecciones. De allí que la mejor opción es que un adulto seleccione lo que el niño va a consumir en el recreo.  Este es un proceso de aprendizaje que lleva tiempo y que el niño debe incorporar, día a día, desde casa.

89% de los niños, según un estudio realizado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, consume en los recreos algún tipo de alimento o bebida que, en su mayoría, lejos están de ser saludables. 

#Alternativa. Para que en esos momentos de ocio y esparcimiento también sumen nutrientes que ayudan al crecimiento y desarrollo de los niños, es conveniente enviarles diariamente algo saludable para sus recreos.

#ParaTenerEnCuenta. Es clave prestar atención al tamaño de las porciones, ayudar a los niños a controlar la ración enviándoles la cantidad necesaria en un contenedor o bolsita ( no es para que se “llenen”!!!) .                                     

 En cuanto a las bebidas: una botellita de agua en la mochila es lo más recomendable. Las gaseosas y jugos tienen mucha azúcar y no aportan nutrientes. Por ejemplo… una cajita de jugo contiene aproximadamente 4 cucharadas de azúcar y una botella de gaseosa casi 10!

#Bebederos. Es importante resaltar que los bebederos en las escuelas son de gran ayuda para incorporar el hábito de tomar agua durante el día y disminuir el consumo de gaseosas.

El mismo estudio al que hice referencia anteriormente, menciona que en escuelas sin bebederos el consumo de gaseosas y jugos es 4 veces mayor que en las que sí, cuentan con ellos.  

A continuación te paso algunas ideas prácticas y rápidas para que se lleven en la mochi:

  • Alguna fruta fresca fácil de transportar como banana o manzana
  • Frutas secas como almendras, nueces, maní sin sal, castañas
  • Frutas desecadas como orejones de ciruelas o chips de banana, manzana
  • Turrón de maní
  • Galletitas de agua o integrales
  • Vainillas o galletitas dulces simples de vainilla
  • Copos de cereal sin azúcar
  • Maíz inflado.

 

Espero que estos datos y opciones te sean útiles para empezar, o para seguir ayudando a tus pequeños a incorporar hábitos alimentarios saludables que los acompañarán siempre.

 

Biblio.

Piagio L y col.,  “Alimentación infantil en el ámbito escolar: entre patios, aulas y comedores”. Argentina : Salud Colectiva, 2011;  7 (2) p.p. 199 -213.