Los juegos Olímpicos de la juventud están próximos a empezar y  el recorrido de la llama olímpica por el país, lo confirma. La antorcha estará recorriendo 17 ciudades, un aproximado de 14 mil Kilómetros,  en poco más de 60 días. La antorcha ya ha llevado su llama por muchas ciudades, dejando imágenes inolvidables como las de Salinas Grandes en Jujuy; las del Parque Nacional El Palmar, en Entre Ríos;  o el Monumento a la Bandera en Rosario, entre tantas otras. Hoy, ya está transitando la Patagonia: Neuquén, Bariloche y Ushuaia se honrarán con su paso para finalmente, retornar a Buenos Aires. 

#Data. Una de las novedades que traen los juegos  es el “pase olímpico”, dicho pase es una pulsera electrónica, que te va a permitir ingresar todos los días a los 4 Parques Olímpicos de la Juventud, estadios y sedes independientes. Asistir a las competencias deportivas y participar de las más de 1.200 actividades culturales y educativas, sin ningún costo.

Por eso, mientras esperas el regreso de la llama a Buenos Aires aprovechá para asegurarte tu pase para este gran evento deportivo mundial.

 

No todo es color de rosa.

 

Uno de los interrogantes que nos planteamos, es si la ciudad está realmente lista y  en condiciones para el evento, y la respuesta no parece contentarnos.

A tan solo días del comienzo, la Villa Olímpica no está al 100%. Inicialmente, preveían que estaría lista para finales de marzo sin embargo,  se sigue prorrogando su entrega que, según se dijo, será para finales de septiembre. Pero esto no es todo, muchas calles y veredas de avenidas importantes están reducidas por reparaciones, tal el caso de la avenida Corrientes una de las arterias pricipales de la Ciudad y circuito turístico por excelencia.

Aún tenemos la esperanza de que se llegue a tiempo y se pueda ofrecer una Ciudad acorde a las necesidades de un evento de esta magnitud. La cuenta regresiva comenzó, a cruzar los dedos y  a esperar que estos Juegos puedan desarrollarse de la mejor manera y que  Buenos Aires logre  brindar una estadía confortable a los atletas y visitantes del mundo;  pese a las dificultades y conflictos socioeconómicos que atraviesa el país. Ojalá estos jóvenes atletas impregnen a Octubre de energía, alegría y color.