Emprender, un desafío complejo en estos tiempos. Quién se atreve a abrir un mundo nuevo en medio de tantos problemas cotidianos?. Espacio 33 es un ejemplo que seguramente vas a encontrar en cada barrio, en tu cuadra, en el sitio por el que pasás todos los días. El arte siempre ha sido objeto de asombro, tanto para el que crea como para el que recrea, disfruta, aprende. No siempre la suerte está de nuestro lado pero lanzarse a la aventura de abrir un espacio artístico, merece nuestra consideración, sobre todo nuestro apoyo, una especie de fe ciega por aquellos que trabajan a destiempo o contra toda corriente. Un deseo es bienvenido, pero concretar un proyecto es un acierto para quienes nos dejamos llevar por ese río que arrastra nuestra fuerza y nos desanima.

Todo proyecto independiente requiere de voluntad y conocimiento, se trata de una búsqueda que no depende solamente de anhelos particulares sino de un Estado que apoye a través de recursos (subsidios, concursos, materiales, etc) y que no abandone el barco nunca. No se trata sólo de recorte de presupuestos, siempre las respuestas vienen argumentadas desde aquí, se supone debiera existir -o crearse en todo caso- cierta originalidad para repensar en los recursos. El dinero no es el único elemento de sostén: en caso de crisis avise al artista!!!. Quién más si no él para decir qué tipo de recursos inventar para acompañar un emprendimiento, con o sin crisis.

El talento de nuestros artistas es potente, el arte independiente no es solamente un camino por falta de recursos, es un modo de pensar el arte en la escena social.

Se trata de un lenguaje que tiene por invitados a todos sus actores que no son sólo los espectadores. El Estado es también parte, debe apoyar esa expresión viva que surge de la escena ordinaria, de la calle, de las problemáticas que expone. Las formas son miles, basta con proponer diálogos en sus distintos formatos para abrir dar a los emprendedores más herramientas. Muchas veces caminando por mi barrio, sobre todo los fines de semana y en época de elecciones, encontramos los típicos puestos de los distintos partidos políticos dando a conocer sus propuestas, plataformas, logros, aspiraciones. Qué efecto tendría si al menos una vez al mes, en ese mismo puesto, los artistas del barrio dieran a conocer a sus vecinos el trabajo arduo y maravilloso de sostener un emprendimiento artístico. Quiénes son los artistas de mi barrio? En el siglo de la hipercomunicación el diálogo es un privilegio. Espacio 33 le abrió las puertas al barrio de Boedo y ojalá sus vecinos se animen a conocer quiénes son los artistas de Boedo. Emprender es un aprendizaje … en ambos sentidos.