Se acercan los meses de verano y uno quiere ajustar un poco su alimentación para bajar esos kilitos de más que dejó el invierno. A veces la mira se centra mucho en lo que comemos y no tanto en cómo nos hidratamos. Sin embargo, una hidratación adecuada es uno de los pilares fundamentales de una alimentación saludable.

Muchas veces escuchamos que se recomienda tomar mucho líquido a diario, y ni hablar en verano con altas temperaturas. Ahora bien, ¿tomar cualquier líquido es saludable? Tomamos suficiente líquido? ¿Con qué nos estamos hidratando?

Algunas encuestas de años anteriores mencionan a Argentina como un gran consumidor de gaseosas a nivel mundial. En el 2015 se reveló un consumo anual por persona de 137 litros de gaseosa. ¿Qué significa ésto? Qué los argentinos, estamos consumiendo demasiados azúcares, lo cual no es saludable para nuestro cuerpo.

¿Sabías?un vaso de gaseosa contiene aproximadamente, cuatro  cucharaditas de azúcar

Multipliquemos.esa cantidad de cucharaditas por por  los 2 o 3 litros de líquido que se recomiendan consumir a diario. En el caso de cubriir nuestra hidratación con gaseosas.. ¿Cuánta azúcar estamos consumiendo? Calculemos!

2 litros =  10 vasos de gaseosa

10 vasos de gaseosa =  40 cucharaditas de azúcar 800 calorías.

 

Es decir, que si todos los días tomamos dos litros de gaseosas,  estamos consumiendo 800 calorías de energía pura, que no tiene ningún nutriente, y que pueden interferir en un buen estado de salud.

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud, desalienta el consumo excesivo de azúcares y aconseja que se utilicen en la menor cantidad posible; sin superar el 10% del total de la energía que se consume a diario. Es decir, que si consumimos 2000 calorías todos los días, solo 200 calorías deberían provenir de azúcares de bebidas e infusiones.  A su vez,  señala que un consumo de azúcares menor al 5% de la energía diaria produciría beneficios adicionales para la salud.

Lejos de cumplirse 

Las cifras son alarmantes en torno al consumo de gaseosas. La reducción del consumo de azúcares parece ser aún, un hábito no adquirido y como  consecuencia, con el tiempo, el cuerpo puede enfermarse.

  • El alto consumo de bebidas azucaradas incrementa las probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad.
  • Los azúcares simples inciden en tus lípidos sanguíneos, aumentando los triglicéridos plasmáticos.
  • Hay una mayor probabilidad de caries dentales.
  • Los azúcares pasan rápidamente a la sangre generando grandes aumentos de la glucemia que a futuro puede desencadenar enfermedades como la diabetes.
  • No aportan ninguna vitamina ni micronutrientes siendo calorías vacías.

Es por eso que no solo es importante mantenerse hidratado y tomar suficiente cantidad de líquido, sino que además tener  cuidado con lo que uno toma a diario. La mejor manera de hidratarse siempre fue, es y va a ser el agua potable. 

 

Fuentes:

http://cepea.com.ar/cepea/argentina-lidera-el-consumo-mundial-de-gaseosas

http://www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sugar_intake_information_note_es.pdf