Nos encaminamos a diario a nuestros distintos destinos, trabajo, facultad u otros sitios, enfrentándonos con los impredecibles medios de transportes. La rutina nos invade de obligaciones, horarios, y esa fugaz velocidad con la que todo transcurre. La necesidad de llegar lo más rápido posible se siente en la cotidianidad. Es difícil no asumir ese clima como algo negativo, ante tal masa de gente que se moviliza en las calles, sin embargo, si logramos abstraernos y mirar, tal vez nuestro viaje se vuelva atractivo

#ElegirElSubterráneo un medio de transporte en el que a diario viajan hasta 1.300.000 pasajeros, un servicio que se nos ofrece como el más rápido y seguro (?), en el día a día, pasa de ser una opción, a una obligación.

Pero, ¿Nos detuvimos a observar los detalles que nos ofrece cada uno de estos recorridos? Si le damos vuelta al chip, una vez que entramos al mundo subterráneo, nos encontramos con una mágica y distinta realidad. Apenas unas escaleras hacia abajo permiten aislarnos del ruido de la ciudad y descubrir  murales, esculturas, homenajes a artistas y a personajes reconocidos de la cultura nacional e internacional,  que se presentan como la oportunidad perfecta para empezar a disfrutar de estos recorridos recurrentes.

Cada estación tiene algo en particular, una historia para contar, una fecha para recordar, un nombre para admirar y una frase para reflexionar. Ninguna es parecida de la otra, y siempre sorprenden con la diversidad de sus detalles de color, diseño y originalidad.

Este es un anticipo de lo que se viene en #Mapeo. Un recorrido diferente, escapando de esa necesidad de llegar y deteniéndonos en cada estación para re descubrirlas, remontándonos a  aquellos hechos históricos a los que nos acercan. Te invitamos a que te subas y las recorras con nosotros para conocer más de esa “Buenos Aires bajoterra” y de  los barrios porteños que brotan a su alrededor.