El año está llegando a su fin y nos deja muchos acontecimientos que impactan en nuestra vida cotidiana. En el trabajo, en las calles y en nuestros propios hogares hemos expresado nuestras ideas sobre problemáticas que nos involucra como sociedad y que seguirán marcando la agenda de cara al año próximo. Por eso queremos mencionar aquí algunas de ellas y así dar continuidad al debate y la reflexión ciudadana. 

 

La tormenta y la crisis. No fue un año fácil para la mayoría de los argentinos. Inflación, aumento de la pobreza, corrupción, paros y cortes de calles fueron temas que inundaron las noticias de todos los días. Frente a esta realidad, encontramos un panorama político que pocas novedades puede ofrecernos de cara a las próximas elecciones presidenciales: un escenario polarizado entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner donde no aparecen nuevos candidatos o propuestas innovadoras que puedan cautivar al electorado. 

Menos controles en la ciudad. Muchas obras no fueron contempladas en la planificación de la Auditoría General de la Ciudad para el próximo año: por ejemplo, el Paseo del Bajo y los subtes. A ellos se les suman los problemas de infraestructura y condiciones de vida de complejos urbanos de vivienda como los de los barrios de Villa Soldati, Piedra Buena, Castex y Colonia Sola. Nadie controló tampoco la implementación de la Escuela Secundaria del Futuro y la creación de la UNICABA que recientemente fue aprobada por la Legislatura porteña con gran resistencia y disturbios en las calles.

Educación sexual. Hace muy poco volvió a surgir la polémica entre quienes están a favor de la educación sexual como una forma de promover una sexualidad plena en los jóvenes y quienes la vinculan a una supuesta “ideología de género”. Lo cierto es que existe una ley (26.150) que fue aprobada democráticamente y que por lo tanto debe cumplirse. Esto no es lo que está sucediendo actualmente y por lo tanto es necesario que en 2019 los actores políticos involucrados tomen cartas en el asunto para garantizar estos derechos.

Alimentación saludable en escuelas. Algo parecido sucede con esta cuestión: hay una ley (3.704/10) que no se cumple y que pone en riesgo la vida de los chicos. Problemáticas mundiales como la obesidad y las irregularidades detectadas en materia de viandas escolares demandan urgentemente que haya un control sobre los estándares de calidad de los menúes en los colegios así como también en lo referido a las pautas nutricionales necesarias para las distintas edades.

¿Emprendedurismo o trabajo precario?.Sin lugar a dudas este fue el año de auge del emprendedurismo. En un cruce de necesidades confluyen la escasez de trabajo formal con la necesidad de contar con servicios más económicos y prácticos a la hora de realizar un viaje o pedir comida. Así proliferaron empresas como Uber, Rappi o Glovo. Sin embargo, en el contexto actual de crisis es difícil pensar al emprendedurismo como una actividad por elección, y a la vez, que quienes trabajen en los nuevos emprendimientos cuenten con todos los derechos laborales que les corresponden. El debate recién comienza.

 

Los jóvenes nos muestran el camino

Lejos de caer en el escepticismo o la indiferencia ante la crisis económica y social, los jóvenes encabezaron un año de gran participación política y reclamo por sus derechos. Contra la violencia de género, por el aborto legal, seguro y gratuito, a favor de la diversidad o en defensa de la educación pública junto a los maestros.

Ellos han sido protagonistas de luchas y resistencias que tomaron las calles y así nos brindaron un ejemplo para que el 2019 nos encuentre más comprometidos, solidarios y movilizados en pos de mejorar las realidades.