Las seis de la tarde, debajo de las calles de Buenos Aires, una máquina veloz hace viajar a miles de pasajeros. La ciudad es otra cosa en lo subterráneo, cuántas historias se tejen por los famosos túneles que cruzan las calles de la Manzana de las Luces. El 1 de diciembre de 1913 la ciudad empezó a movilizar a una enorme masa de gente, 170.000 personas, desde Plaza de Mayo hasta Plaza Miserere. Por arriba edificios públicos, plazas, museos, bares. Todo formando parte de la historia de nuestra nación.Te invito a recorrer la ciudad haciendo las paradas que van desde Plaza de Mayo hasta Plaza Once.

Estación Plaza de Mayo/ Estación Perú! Conocés el Bar Notable La Puerto Rico ubicado en la calle Alsina al 400, en pleno Casco Histórico de la ciudad.  Rodeado de sitios que hemos visitado en algunos artículos de este año: Manzana de las luces, la Catedral Metropolitana, el Museo de la Ciudad de Buenos Aires, la Casa Rosada, el Colegio Nacional Buenos Aires, la Iglesia San Ignacio de Loyola.

Próxima parada: Estación Piedras!. Aquí seguramente habrás pasado por el Café Tortoni, inaugurado en 1858, tango y poesía en un lugar con un estilo francés que reunía a toda la cultura del momento. Benito Quinquela Martín estaba al frente de Grupo de Artes y Letras y estas bellas gentes del arte le dieron luz a un sótano en el que se reunieron mucho tiempo.

Llegamos a estación Lima! Permiso, bajo aquí, en el bar Los 36 billares. Inaugurado en 1894, faltaban dos años para la llegada del cine. Pero Justamente este bar se inauguró apenas se concluía con la apertura de la Avenida de Mayo, sitio que en las primeras vistas cinematográficas fue registrado por el reciente cinematógrafo de los hermanos franceses Lumiere. Muchas mesas de billar y un increíble escritor que pasó por ahí: Federico García Lorca.

Sigue el recorrido y ahora en Sáenz Peña!. Tardo en bajar porque justo subió un músico que me gusta mucho como toca el violín, pero el Café Victoria que está entre Sáenz Peña y estación Congreso me anima a caminar cuatro cuadras para ver desde lejos la silueta del Congreso de la Nación, escenario de luchas intensas este año que termina. Y qué mejor tomarnos un café en este bar tan ligado a la política. Inaugurado en 1912 cuando la avenida Hipólito Yrigoyen era llamada Victoria.

Estación de los angelitos, perdón!!! Café de los angelitos en la estación Pasco. Este hermoso y tanguero café es de 1890 fundado por un inmigrante italiano, de una enorme sencillez, con piso de tierra, fue la reunión de compadritos de lo que aquel entonces eran las orillas de la ciudad. Sitio de encuentro de las clases populares, payadores, todo un mundo orillero y afroargentino. Luego, en 1912 gira hacia el tango con Carlos Gardel y un nuevo propietario. Sentarse al costado de una ventana con hermosos marcos, esperar al mozo típico con chaleco blanco, moño negro, mirar Balvanera en un día de lluvia. Bajás aquí???

Estamos llegando a nuestro destino final, aquí, en 1913 el subte tiene una estación final: Plaza Miserere.  

Y aquí te voy a regalar las medialunas más antiguas de la ciudad, el café compralo en la calle, en uno de esos carritos tan tentadores. Flores Porteñas, Av. Rivadavia al 3100, es la panadería más antigua de la ciudad de Buenos aires, cuentan que la dueña fue una de las hermanas de Sarmiento, Josefina Sarmiento. Estamos hablando del año 1885 y grandes personalidades pasaron por ahí: Leopoldo Marechal, Raúl González Tuñón, Julio Cortázar. La luz de los vitreaux del local, ilumina las calles de tierra de la ciudad, en aquellos años.

Es así, Buenos Aires tiene rincones llenos de misterios, recuerdos, creaciones. Sea por arriba o por abajo, en algún mural de cada una de sus estaciones o en los hermosos ventanales de sus bares notables, caminarla, conocerla, descubrirla es un placer y más aun si te gusta sentirte parte de la vida de la ciudad tanto como a mí. Te espero en el próximo recorrido!


“…Todo el mundo tenía sed y se metía en el London…”