#PlenoVerano.  Si bien es importante estar siempre hidratados, en esta estación del año lo es aún más. Las altas temperaturas hacen que perdamos agua del cuerpo con mayor rapidez. Además, el calor despierta señales de alerta como la sed, incentivándolos a beber líquidos que refresquen nuestro organismo.

Ahora bien, cómo hidratamos a nuestros niños? Muchas veces,  los modos de hidratación,  no suelen ser los mas indicados y esto principalmente se ve en los niños quienes optan por bebidas azucaradas. Si de elegir se trata,  los jugos en polvo o en cajita, las gaseosas y demás bebidas con agregado de azucares son los preferidos . El alto contenido de azúcar y  otros agregados como colorantes, saborizantes, sodio etc., presentes en estas bebidas puede, a largo plazo, predisponer a la aparición de caries o enfermedades tales como: la obesidad. 

Como siempre resaltamos los nutris, la mejor manera de hidratarse es bebiendo agua, pero es sabido que muchas veces resulta dificultoso hacerlo, especialmente con los niños, debido a la falta de sabor del agua. Por eso te voy a proponer otras opciones saludables para incorporar parte del agua que necesitamos a diario, “disfrazándola” con otros componentes más ricos y llamativos para el paladar de los chicos. A continuación te cuento como hacer bebidas ricas y nutritivas para ellos:

  • Jugos realizados de forma casera. Exprimir un limón o algún otro cítrico como una naranja o un pomelo para saborizar un litro agua y obtener una bebida dulce con muchas propiedades nutritivas. La menta y el jengibre con el limón suelen quedar muy bien; y pueden ser otras variantes de tu limonada. En caso de ser necesario, se le puede agregar un sobrecito de edulcorante, los cuales dan dulzor sin aportar energía.
  • Agua con gas.También, puede que a los niños les parezca divertido tomar la soda de mesa, que es agua mezclada con gas, puede ser una buena opción ya que es libre de azúcar y a su vez puede saborizarse con el jugo de algún cítrico.
  • Licuados. Otra opción interesante hacerlos combinando distintas frutas de estación y jugar con los diferentes sabores que puedan surgir! Son ideales para desayunos y meriendas haciéndolos a base de leche o yogurt. De esta manera no solo estamos incorporando líquidos sino a su vez nutrientes como proteínas y calcio, fundamentales para el crecimiento de los niños.

Aprovechar el verano para utilizar las frutas de estación puede ser una opción saludable y económica para mantenerse hidratados. A su vez combinar frutas que a los chicos les gustan con otras nuevas puede ser una gran estratégica para que comiencen a ampliar sus gustos e incorporen nuevas frutas.

La niñez, es una etapa de constante aprendizaje, por ello si tenemos buenos hábitos alimentarios y los incluimos en su día a día ayudaremos a que los niños los incorporen y los mantengan a lo largo de toda su vida.