Menos días de descanso, viajar a destinos locales y consumir menos son las características de estas vacaciones para gran parte de los argentinos. La inflación, la suba del dólar y el aumento de los alquileres son algunos de los motivos que, en lo que va de la temporada, están llevando a las familias a reducir costos y modificar sus hábitos.

Según una encuesta realizada recientemente entre hombres y mujeres mayores de 18 años residentes en la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, la mitad de los consultados aseguró tomarse vacaciones este verano, mientras que un 26% no sabe si lo hará y un 23% directamente no tiene pensado hacerlo (Fuente: consultora TrialPanel).

Entre quienes viajan, la mayoría lo está haciendo dentro del territorio nacional. La empresa Almundo.com identificó los siete destinos nacionales más reservados a través de su plataforma: Bariloche,  Córdoba, Mendoza, Iguazú, Mar del Plata, Ushuaia y Buenos Aires. A su vez, las 3 opciones internacionales adonde más se viaja son: Río de Janeiro, Salvador de Bahía y Cancún, aunque con paquetes low cost financiados hasta en 12 cuotas.

«No nos íbamos a ir de vacaciones, justamente por lo caro que está todo. A último momento pensamos en tomarnos unos días y se sumaron dos familias más. Fuimos a Ostende en diciembre, éramos 13 en total. Para abaratar costos cocinamos todos los días. Desde asado hasta fideos o arroz con atún. De esa forma pudimos ahorrar. Fuimos solo por una semana», nos cuenta Mariela, de 36 años, que vive en ciudad de Buenos Aires.

La Costa Atlántica sigue siendo uno de los lugares preferidos. A pesar de los vaivenes de la economía siempre conserva una base de turistas que cada año la vuelven a elegir. Según un informe de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), en lo que va del verano este destino tuvo una ocupación promedio del 70%. Las localidades que llegaron al pico fueron Monte Hermoso, con el 80%; Cariló, con 75%; Pinamar, con 74%; y Mar del Plata, con 73%.

La opción elegida por los jóvenes sin dudas sigue siendo Villa Gesell. En sus playas se puede escuchar buena música, y además cuenta con una variedad de boliches muy concurridos. En este sentido, compartir gastos, cocinar en casa u optar por los espectáculos gratuitos son alternativas eficientes para abaratar costos.

“Fui con tres amigas a un departamento. No fue caro si tenemos en cuenta que dividimos los gastos entre todas. Alquilamos un departamento en lugar de ir a un hostel, porque nos salía mucho más barato. También cocinamos mucho en lugar de elegir comer afuera. Como mujeres pasamos gratis a los boliches, así que eso también ayudó. En cuanto a las propuestas, el municipio organizó muchas actividades gratuitas que parecían interesantes a pesar de que eran para adultos o familiares.  Es la primera vez que salimos de vacaciones con mis amigas, fuimos una semana y estuvo bien”, afirmó Melina, de 20 años, quien estuvo en Gesell la segunda semana de enero.

 

La montaña es otra de las propuestas predilectas. Córdoba registró una ocupación del 80 por ciento, siendo Villa Carlos Paz y Mina Clavero los lugares con mayor cantidad de reservas.

“Pensamos en Córdoba como una opción de viaje familiar. Estuvimos en La Falda. Queríamos quedarnos por más de una semana pero haciendo cuentas vimos que eso era complicado. Los precios para salir a las excursiones y a cenar afuera eran realmente altos. Pasamos días inolvidables compartiendo momentos cerca de la naturaleza y haciendo nuevos amigos”, comenta Oscar de San Martín.

 

 

Un caso llamativo (o no) a nivel local fue el posicionamiento de la ciudad de Chascomús como destino privilegiado, el cual creció un 5 por ciento respecto de 2018. En ese caso la propuesta resulta atractiva porque permite disfrutar de un lugar con espacios verdes, laguna, deportes, vida nocturna y una amplia variedad gastronómica sin alejarse demasiado de la ciudad. 

Según informó la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) durante el comienzo del año se trasladaron por nuestro país para pasar sus vacaciones, un 2,2% más de turistas que en el mismo mes de 2018. Con una estadía media de 4,3 días y un desembolso diario de 1278 pesos por persona, realizaron un gasto directo de $67.933 millones.

En definitiva, lo que más se está buscando en esta temporada son las zonas de playas (mar, río, arroyos), seguidas por los lugares de termas y montañas. También el turismo se movilizó en búsqueda de propuestas culturales, recreativas, y deportivas que cada vez tienen más impacto en las decisiones de viaje.

Si bien los argentinos seguimos eligiendo el lugar de veraneo según nuestros gustos e intereses; este año ,sobretodo, priorizamos el bolsillo aunque sin resignarnos a disfrutar en pareja, en familia o con amigos.

 

#Vacaciones en tiempos de crisis