Los libros tántricos describen nuestra época como el final del Kali Yuga, o Edad de la Oscuridad, un periodo que comenzó hace más de dos mil años. El Kali Yuga ha estado marcado por la corrupción y la dificultad, y, según los textos tántricos, ha sido una era durante la cual el poder femenino ha sido suprimido.

La Diosa hindú Shakti, que representa el principio femenino, ha estado durmiendo durante dos milenios. Una explicación es que el hombre tuvo miedo al poder energético de Shakti, al empoderamiento de la mujer, y de lo que esta era capaz (Creación), así que le condujo a una posición subordinada para suprimir ese poder. Aunque los historiadores difieren sobre la fecha exacta del comienzo del Kali Yuga, muchas autoridades creen que fue en el tercer taoísmo. Lo que había sido un sistema político y social bastante igualitario empezó a cambiar. Si antes el emperador y la emperatriz gobernaban como iguales, ahora solo el emperador era soberano. En el acto sexual tántrico taoísta el hombre empezó a asumir un nuevo papel. Aunque las técnicas originales tántricas requerían un intercambio de energías positivas y negativas, de yin y yan, igual entre el hombre y la mujer, el principio de la Edad de la Oscuridad vio como el hombre utilizaba la energía de su conyugue para sus propios recursos y su longevidad, sin preocuparse de la mujer. Por lo tanto, la diosa opto por ponerse a dormir.También en la India sucedió algo parecido: después de que el país fuera vencido por varias tribus guerreras, se dio un gran predominio de los hombres, cuya influencia acabo por imponerse a una sociedad que hasta entonces se había caracterizado por ser predominantemente matriarcal. Y por tanto esa fuerza que llamamos shakti, personificada por la diosa, dejo el poder que tenía y por tanto quedando esa energía dormida. Ahora, al acercarnos a una Nueva Era, en la que el Tantra se llama Satya Yuga, la Edad de la Verdad, vemos como los fuegos femeninos empiezan a brillar de nuevo. Creemos que la diosa comenzó a despertarse en los años setenta, durante el periodo que conocemos como revolución Sexual, y aun está despertando. El interés de las mujeres por estar en forma física, por el ejercicio, por cuidar su salud, puede verse como una manifestación de ese despertar. Su cada vez mayor participación en la política, los negocios y el mundo espiritual es, a su vez, una demostración de  una nueva fuerza en el mundo moderno.Todo ello es movimiento que tiende a salir de la subconsciencia. Es movimiento hacia el mundo. La diosa abre los ojos. Sacude de si la Edad de la Oscuridad. Pronto saldrá a la luz, y su luz iluminará a toda la humanidad. Cuando esto ocurra, cuando las mujeres se despierten y se libere esta tremenda energía orgásmica al mundo, habremos llegado a la Nueva Era, la Era de la Verdad. Para las mujeres mismas, las diferencias serán tan grandes como la diferencia entre el día y la noche, particularmente a nivel sexual; por ello es preciso enseñar tanto a los hombres como a las mujeres a despertar esa energía sexual de la mujer, y el Tantra puede ayudarles. 

Joa Navas, Terapeuta Holística

@Holistikjoa

+54 9 1157808897