“Arden fogatas de emancipación femenina, venciendo rancios prejuicios y dejando de implorar sus derechos.

Éstos no se mendigan, se conquistan”

Julieta Lanteri, 1922.